Síndrome de la boca ardiente.

El síndrome de boca ardiente es una enfermedad caracterizada por una sensación de ardor en la mucosa oral, acompañada con sequedad y alteraciones del gusto. ¿Cómo reconocerla? ¿Cuál es su tratamiento? Aquí lo detallamos.

El síndrome de boca ardiente, también denominado glosodinia, es una patología caracterizada por la xerostomía en mujeres a partir de los 50 años.

La saliva es un elemento fundamental para poder mantener la salud bucodental, ya que es el lubricante natural de los tejidos bucales. También es fundamental para la digestión, ya que forma el bolo alimenticio. Por último, evita la proliferación de afecciones como la caries o enfermedades periodontales.

¿Qué es la xerostomía?
Es la disminución del flujo salival en un estado de reposo. Es más prevalente a partir de la etapa de los cincuenta años, especialmente en mujeres debido a los cambios hormonales.

Puede ser una patología pasajera, asociada por ejemplo con un estado de ansiedad, infección, entre otros factores. También puede ser permanente, relacionada al consumo de alcohol, tabaco, quimioterapia, etcétera.

¿Qué podemos hacer para evitarla?

El consumo de agua, al igual que controlar el estrés y mejorar la alimentación, puede ayudar a prevenir el síndrome de la boca ardiente. Además, es primordial suprimir el consumo de cigarrillo.

Para poder evitar esta patología o remediar sus síntomas de forma natural, podemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Intentar llevar una vida más relajada, reduciendo el estrés.
Aumentar el consumo de líquidos en la dieta, asegurándonos beber alrededor de dos litros de agua al día.
Probar diferentes pastas dentífricas suaves, sin un sabor mentolado muy fuerte.
Evitar ingerir líquidos y alimentos ácidos, bebidas carbonatadas o café.
Evitar la canela.
Disminuir o eliminar las bebidas alcohólicas de la dieta, al igual que los productos con alcohol.
Suprimir el picante de la dieta.
Suprimir el hábito tabáquico o disminuirlo